Noticias

Actuación de Manvia en el Servicio de Lubricación


El Servicio de Lubricación Industrial tiene como principal objetivo responder a la demanda de servicios por parte de los Clientes, trabajando conjuntamente para identificar las soluciones que conducen a una continua optimización de recursos, contribuyendo a la reducción de costes operacionales y aumentando la productividad y longevidad de los equipos.

Manvia ofrece a los clientes de Somincor e Iberol, el suministro de lubricantes, estudios de lubricación, racionalización de lubricantes, elaboración de planes de lubricación, propuestas de mejora y acciones correctivas.

El servicio de lubricación incluye toda la logística, desde la orden de pedido de lubricantes, hasta la recepción, almacenamiento, gestión de stocks y residuos, o el envío de aceites y masas lubricantes usados al organismo autorizado.

La planificación y gestión de la lubricación de los equipos se realiza a través de un xoftware de gestión de lubricación de activos, donde previamente son introducidos en los planes, para posteriormente agendar los trabajos, velando por que todos los equipos reciban el lubricante correcto, en el lugar adecuado y en la fecha prevista. Se busca así evitar averías debido a paros de producción inesperados y el aumento de los costes para el cliente.

A partir de esta aplicación de software, los técnicos reciben en sus smartphones las tareas a ejecutar, con toda la información necesaria para la realización de las mismas. Dicha información es posteriormente registrada en la aplicación para la programación de la tarea en una nueva fecha.
Todas las tareas cuentan con procedimientos técnicos y normas de seguridad que deben cumplirse durante su ejecución:

Cambio de lubricante:

• Limpiar el exterior del equipo y toda la zona circundante;
• Enviar todo el aceite usado a recipientes propios, evitando la contaminación de la zona de trabajo;
• Recoger dicho aceite en el recipiente específico para aceites usados y llevarlo posteriormente al centro de reciclaje;
• Transportar el aceite en recipientes limpios y cerrados;
• Rellenar de aceite, según la cantidad, tipo y viscosidad, siguiendo el plan de lubricación emitido por el software.

Recogida de muestras:

• Limpiar el exterior del equipo y de toda la zona circundante para evitar que se contaminen las muestras;
• Retirar el aceite de la purga del equipo y solo después rellenar el frasco de la muestra;
• Identificar el frasco para rellenar la ficha de la muestra, colocar en el sobre y enviar al laboratorio de Repsol para analizar el lubricante.
• Posteriormente, Repsol nos envía un informe con resultado de análisis con información sobre las propiedades del lubricante y las partículas metálicas u otros elementos contaminantes encontrados. A través de este análisis, es posible detectar cualquier posible problema así como determinar la no ocurrencia de un problema futuro en el equipo.

Limpieza de equipos y sustitución de filtros y respiradores:

• Dado que el ambiente de trabajo está repleto de polvo, siempre hay que mantener limpios los equipos, filtros y respiradores con el objetivo de disminuir la contaminación de los lubricantes.

Colocación de mandriles de lubricación y otras soluciones de lubricado:

• Verificar la necesidad de substituir los mandriles de lubricación y visores de nivel dañados, intentar encontrar soluciones para mejorar el funcionamiento de los equipos.

• Ejemplos: implementar sistemas de lubricación automática para cadenas de eslabones, conjuntos de elementos de lubricación a distancia de puntos y equipos de difícil acceso.

Comprobación de niveles de aceite y testigos:

• Verificar, durante las rutinas de lubricación, el estado de los equipos (inspección sensorial), los niveles de aceite de los equipos y la reposición de los mismos, siempre que sea necesario. En caso de fugas, averías u otra alteración detectada se deberá informar al Supervisor de Mantenimiento a través de la aplicación del smartphone.

Almacenamiento y transporte de lubricante:

• Mantener un stock de lubricantes, para un funcionamiento normal de los equipos, en los diversos puestos de lubricación, manteniéndolos limpios en todo momento;
• Transportar los envases de los lubricantes respetando las normas de seguridad definidas a nivel de cliente.